dimarts, 7 de juny de 2016

Más vale una España rota que morada

Fernando López Agudín

Los nietos de Calvo Sotelo acaban de darle la vuelta a su abuelo. Aquel más vale una España roja que rota, enunciado durante la II República, ahora ha sido reconvertido en más vale una España rota que morada. Lo sucedido en Madrid desde el miércoles, en el que la Delegada del Gobierno en Madrid prohibió las esteladas en la final de Copa de fútbol, hasta ayer domingo, con el espectáculo político en el Vicente Calderón, evidencia que hay quienes intentan encauzar a la sociedad española a una guerra de banderas, justo en vísperas de unas urnas que amenazan rebosar de papeletas moradas. Pese a que el viernes pasado un juez puso un punto de sensatez defendiendo el derecho a la libertad de expresión, esta provocación denuncia a los provocadores.
Hoy todos los palos políticos se los lleva Concepción Dancausa como Delegada del Gobierno, e incluso hay quien exhibe la larga ficha fascista de su padre Fernando Dancausa, como si ser hija de un facha fuese una enfermedad genética. Quien la designó, como el ministro Fernández Díaz, quien la arropó, como Soraya Sáenz de Santamaría, al calificar como una mera cuestión técnica la prohibición, al igual que la Fiscalía dependiente del Fiscal General del Estado, que se opuso al criterio interpretativo del juez, son todos ellos igualmente responsables de esta decisión preconstitucional  de la delegada Dancausa. Mucho más, el presidente Rajoy al ejercer de gallego en este enredo que busca enlodar territorialmente la campaña electoral.
Justo cuando, como consecuencia del avance de la alternativa progresista de Unidos Podemos, la tensión de los nacionalismos en pugna ha remitido bastante en Cataluña y Euskadi, desde el Partido Popular rebrotan serios intentos por recuperar los anteriores niveles de enfrentamiento entre la Moncloa y el palacio de San Jaume. Ese entrecruce provocado entre esteladas y rojigualdas persigue resituar el próximo escenario electoral en las mejores condiciones posibles para un partido gubernamental al que no le llega la camisa al cuerpo. Enfrentar a España con Cataluña puede ser una de las vías para cortocircuitar el paso a los que ayer eran calificados como frikis por el consejero aúlico de Rajoy, Pedro Arriola.
Que Unidos Podemos vuelva a aparecer como la primera fuerza en Cataluña y Euskadi, según las encuestas oficiales en una y otra comunidad, intensifica esta peligrosa tentación del Partido Popular. En lugar de felicitarse, por ser la primera vez en más de cuatro décadas que un partido estatal se sitúa por delante de los nacionalistas, se inquietan mucho más porque esa España morada es acogida favorablemente en dichas comunidades, como nunca lo ha sido la España azul o rosa. Que la unidad del Estado sea mejor defendida por el dúo Garzón e Iglesias que por el trío Rajoy, Rivera, Sánchez, es un indicio manifiesto sobre el trasfondo social que encierra muy a menudo la cuestión territorial.
Tres son los objetivos electorales de los promotores de este decreto Dancausa. Fortalecer tanto a Rajoy como Puigdemont, a la vez que debilitar a Garzón e Iglesias. La Moncloa necesita arroparse con la rojigualda y arropar a la Generalitat con la estelada para frenar a unos morados que, al verse muy envueltos en una creciente guerra de banderas, no puedan seguir marcando la cuestión social como la prioritaria para la inmensa mayoría de los españoles, con independencia de que sean castellanos, catalanes o vascos. De hecho, lo que hace Rajoy es tratar de importar a Madrid la política que desde hace una década viene aplicando Rivera en Barcelona. Como sostenía el pensador Samuel Johnson, tras un patriotero siempre se esconde un canalla.
El gran problema de estos patriotas de bolsillo es la creciente toma de conciencia ciudadana sobre los responsables políticos de la crisis que hoy padecen casi todos los españoles. Intentar dividirlos por territorios, idiomas o banderas es tarea poco más que imposible si se tiene en cuenta la creciente unidad de todas las fuerzas populares. Salvo el PSOE, que por el momento resta, todo es un sumando. Jugar a la ruptura de España es muy difícil, sobre todo cuando, el extraordinario avance de la España morada puede ser el camino más corto para echar de la Moncloa a Rajoy y consolidar la cohesión estatal. Ese común denominador que ya es Unidos Podemos es hoy la mejor garantía de la unidad del Estado español.