dissabte, 3 de setembre de 2016

El PSOE se sigue fiando de Ciudadanos

DAVID BOLLERO 

El PSOE se sigue fiando de Ciudadanos. No lo digo yo, lo dicen todos y cada uno de los dirigientes socialistas cada vez que recriminan a Unidos Podemos que no se abstuviera en la anterior legislatura para que Pedro Sánchez fuera presidente y, como destapó este medio, Albert Rivera vicepresidente. Si continúan con ese tipo de afirmaciones es que, definitivamente, consideran que la formación naranja habría sido un buen socio de Gobierno. Y lo consideran, incluso, después de ver cómo se ha desarrollado el proceso de negociación de C’s con el PP y los continuos vaivanes ideológicos de Rivera.
El PSOE sigue recriminando que Unidos Podemos haya evitado que Rivera sea vicepresidente, incluso, tras ver su documento de 150 medidas acordadas con el PPImaginen ser un trabajador temporal durante tres años, que le puedan despedir con un preaviso de 1 segundo durante los primeros seis meses, que si le despiden el primer año tenga una indemnización de 12 días, de 16 al segundo o de un máximo de 20 al tercero.
Ese es el “contrato de protección  creciente” -nombre que representa elsummum de la desfechatez- que han parido PP y C’s y que de proteger, protege al empresario, porque lo que es al trabajador… pero el PSOE se fía de C’s. Los socialistas se siguen fiando y añoran haber cogobernado con Ciudadanos, el mismo partido que junto con el PP no prometen reformar la Constitución en los próximos cuatro años, tan sólo “se comprometen a estudiar la actualización del texto constitucional”, el mismo que de 150 puntos únicamente dedica seis a la política exterior sin mencionar siquiera a Iberoamérica -sólo la UE y la OTAN-, a pesar de lo que parecía importar países como Venezuela en la campaña electoral.
Y ahí está el PSOE, que sigue maldiciendo a Unidos Podemos por no haber permitido un Gobierno con el tándem PSOE-C’s al tiempo que vuelve a meter a C’s en el saco de la derecha, como hiciera en campaña… aunque cuando Sánchez pactó con Rivera los naranjas eran progresistas. Veremos si el PSOE, sumergido en la indefinición y la incoherencia ideológica, se fía tanto de Ciudadanos que termina por deslizar alguna abstención o alguna ausencia en la segunda votación de investidura.