dissabte, 28 de gener de 2017

El error de Patxi

ANÍBAL MALVAR


Ha saltado Patxi López a las primarias congresuales del PSOE admitiendo que otorgar la abstención a Mariano Rajoy fue un error. Le ha quedado tan bonita la frase que se ha olvidado de sugerir que, para subsanarlo, promoverá en cuanto obtenga la secretaría general una moción de censura contra el gobierno del PP. La aritmética parlamentaria se lo permite si cuenta con los apoyos de Unidos Podemos y de los nacionalistas. Pero eso ni se le pasa por la cabeza.
Los más conspicuos pensadores de este país andan diciendo que la candidatura de Patxi López no es más que una maniobra de Alfredo Pérez Rubalcaba para neutralizar las aspiraciones del peligroso bolchevista Pedro Sánchez, admirado entre las élites revolucionarias por su pacto con el Che Rivera y su  parlamentario a la reforma del artículo 135 de la Constitución.
Aun sin moción de censura anunciada o prometida, Patxi López se ha apresurado a proclamarse timonel del futuro giro del PSOE a la izquierda. “Tenemos que ser una izquierda exigente, no un analgésico de la derecha”, ha dicho. O sea que el PSOE de hoy es un analgésico de la derecha, un supositorio de enormes dimensiones ideológicas metido en el culo de los socialistas y los obreros.
La capacidad de autocrítica es una virtud muy cómoda cuando no viene acompañada de rectificación, que es lo que le pasa a este Patxi que gobernó Euskadi con el PP y otorgó con su abstención el poder al partido de ese señor del que Bárcenas apenas habla. Por responsabilidad democrática, este Patxi es cómplice de aupar a Moncloa al jefe de una organización delincuencial que alimenta nuestros juzgados con una media de dos o tres imputados por día. Prefiero a los demócratas irresponsables, a fuer de ser sincero.
Quizá Patxi López hubiera sido un buen candidato si hubiera mantenido su no es no y no hubiera instado a Pedro Sánchez a abandonar su escaño en el Congreso. Ahora solo parece un analgésico –usando sus propias palabras– para paliar el dolor de cabeza de un PSOE descabezado.
La historia del PSOE democrático y de sus líderes ha consistido en un via crucis de renuncias. Felipe González renunció al marxismo y al no a la OTAN;José Luis Rodríguez Zapatero aun anda llorando su boabdiliana reforma del artículo 135 junto al PP; Pedro Sánchez usó el confesionario de Jordi Évole para decirle a España que le obligaron a desechar un pacto con Podemos y los nacionalistas. Y en este plan.
El PSOE ha hecho de la renuncia su ideología, su programa electoral oculto. Por eso ahora suena tan falso el presunto giro a la izquierda que promete Patxi López.
Se dice que los denominados barones andan aterrorizados con la idea de que surja una candidatura anodina y silvestre, como en su momento parecieron la de ZP (no olvidemos que se cargó a José Bono) o la de Pedro Sánchez. Y no les falta razón. Tanto ZP como PS o en su momento Borrell ganaron primarias no por méritos propios, sino por hastío de la militancia con sus aparatos. El militante socialista siempre votó novedad frente a seguridad o sentido de Estado, salvo cuando Rubalcaba, que enfrente tenía a una señora muy sospechosa de haber nacido en Cataluña y que tampoco era tan novedosa.
En esta ocasión, parece cantado que la candidatura de Patxi López evitará un nuevo desliz de la militancia hacia lo desconocido o lo incógnito. La maniobra está bien pensada para poner la venda analgésica antes que la herida. Si no fuera porque el PSOE es ya solo herida. Y eso no se cura con analgésicos, Patxi.