dimarts, 11 de juliol de 2017

El diario El País recupera sus críticas contra Pedro Sánchez

Enric Sopena es Presidente Ad Meritum y fundador de ELPLURAL.COM


La crisis de la socialdemocracia es consecuencia de la Tercera Vía neoliberal, aplicada por Tony Blair


Europa censura la posición de Pedro Sánchez de que el Grupo Socialista se abstenga en la votación sobre el tratado de libre comercio con Canadá (CETA). Una decisión que será tomada en firme el lunes, tras el debate que celebrará la dirección del PSOE.
Con este motivo, el diario El País volvió a cargar contra Pedro Sánchez, acusándole de ahondar en la confusión.  ¡Otra abstención! lamentaba el editorial del diario en el que Felipe González y Alfredo Pérez Rubalcaba, se mezclan a menudo con Juan Luís Cebrián.
Algunos creen que todavía son dueños del lugar. Pero al PSOE, contra tiempo y marea, ya lo han perdido. Y ha ganado Sánchez, porque los militantes lo han votado, en apoyo de una política que recupere el espacio del socialismo de izquierdas.
Pedro Sánchez defiende una redistribución de la riqueza basada en un crecimiento sostenible.
En torno a esta cuestión eternamente sometida a debate, Juan Moscoso del Prado, que fue diputado en el Congreso por Navarra durante tres legislaturas, doctor en Ciencias Económicas, asesor financiero y escritor, publicó en abril de 2014 un libro llamado 'Ser Hoy de izquierdas' Por una izquierda moderna y ejemplar'. El prólogo va a cargo precisamente de Alfredo Pérez Rubalcaba, y el epílogo lo escribe Felipe González.
Una aportación interesante de Moscoso del Prado es, sin duda, que la crisis actual de la socialdemocracia es en gran medida consecuencia de la crisis de la Tercera Vía. Aquella propuesta política elaborada por académicos entre los que destaca Anthony Giddens, el sociólogo que orientó a Tony Blair por el camino de esa Tercera Vía neoliberal, a partir de su victoria en 1999.
El autor subraya que, desde la década de 1990, los Ejecutivos de  Alemania, Gran Bretaña o España gobernaron redistribuyendo, desde una perspectiva de izquierdas, los ingresos que originaba un modelo de crecimiento insostenible y fundamentado en los principios neoliberales en auge, desde los años de la nueva derecha de Thatcher y Reagan.
Lo que Pedro Sánchez defiende precisamente es una redistribución de la riqueza basada en un crecimiento sostenible, algo en lo que González y Rubalcaba se supone que están muy de acuerdo.