dimarts, 8 de novembre de 2016

Defenestrado Pedro, ¡a por Pablo!

FERNANDO LÓPEZ AGUDÍN


El mismo día en que el diario El País publicaba una entrevista con Ramón Espinar, en la que el propio entrevistado se definía como del Podemos más rebelde, la Ser emitía una información sobre la compraventa de una vivienda de protección oficial por el mismo Ramón Espinar. Una y otra, a tan solo setenta y dos horas antes de que todos los militantes de la formación morada voten en unas primarias que enfrentan a Ramón Espinar, apoyado por Pablo Iglesias, con Rita Maestre, apoyada por Íñigo Errejón. Como si Prisa pudiera ignorar lo que iba a publicarse en el periódico y en la emisora, y desconociera la convocatoria de las urnas madrileñas de Podemos. La deducción lógica salta tanto a la vista como al oído. Después de abatido Pedro Sánchez, al que acusan el mismo día, en un editorial del diario, de ser él quien presionó políticamente a El País, este lobby – correa de transmisión de los 35 ciudadanos más poderosos– va a por Pablo Iglesias.
Como no pueden dar el golpe de Estado en Podemos, que han dado en el PSOE y que ha regalado la Moncloa a Rajoy e impedido un gobierno de progreso, buscan desestabilizar al máximo a los morados intentando agudizar todas sus lógicas divergencias internas hasta convertirlas en antagónicas. No es que opinen que la candidatura de Rita Maestre sea mejor o peor, no hay morado bueno, sino que tratan de orientar la información, justo antes de la votación, para perjudicar a Ramón Espinar, únicamente por ser el candidato apoyado por Pablo Iglesias. En definitiva, desean y trabajan para la victoria de Errejón sobre Iglesias, al día siguiente del recuento de los votos. En su búsqueda de una Susana Díaz bis en Podemos, no se van a parar en barras. Que la realidad nunca te estropee un buen titular, es la máxima de esa conciencia pícara del PPSOE que es Cebrián.
Es el ensayo general para cuando se convoque, al comienzo de 2017, la asamblea de Podemos Vistalegre II. Es indudable que este periodismo sucio, que supera las mayores cotas de amarillismo, sirve para medir bien la reacción de todos los agentes morados madrileños de cara a la cita de invierno. Bien evaluada, les permitirá intentar una eficaz injerencia en los asuntos internos de Podemos con vista a abrirlo en canal como tienen ya abierto al PSOE. Hoy se ensaya ya con Ramón Espinar lo que mañana bien podría practicarse con Pablo Iglesias, si se confirmase la existencia de un dossier sobre el líder de los morados elaborado, según Luis María Ansón que suele disponer siempre de muy buena información, por el CNI. En lo que queda de este año, hasta el comienzo de Vistalaegre II, Prisa va a diseccionar este parlamento de Podemos.
Tras haberse vistos obligados a intervenir ayer en el PSOE, los 35 señores más poderosos del Estado español necesitan intervenir en Podemos. Nada les sería más favorable que lograr colocar a los morados en el quirófano, junto al PSOE, para operar sobre el futuro de toda la izquierda española. Medio noqueado el socialismo, tras el K.O a Sánchez, necesitan ahora anestesiar a Iglesias. Estudian todo tipo de trasplantes e injertos para reconfigurar algo así como un Ciudadanos de izquierdas, que no meta la mano en la caja, pero que sea dócil a los intereses hegemónicos que no son, precisamente, los populares. La sesión de investidura de Rajoy– presentación en sociedad de una potente oposición desconocida a lo largo de estos últimos cuarenta años– les preocupa bastante, justo en las mismas vísperas de imprimir una vuelta de tuerca a los recortes en pensiones, subsidios y gasto social.
Podemos, por supuesto, no es el PSOE, ni Pablo Iglesias Pedro Sánchez. Ni han traicionado a su electorado, ni bailan la yenka en política. Pero todavía no son un partido, carecen de cuadros, les sobra teoría académica y les falta experiencia política. Demasiados errores han evitado, cuando incluso se han visto obligados a negociar, claro está, sin saberlo, con antiguos colaboradores de Paesa, presentes en algunas de las reuniones mantenidas en marzo sobre el non nato gobierno Rivera-Sánchez. Pese a ello, van a verse envueltos ahora en una muy peligrosa telaraña que pretende enredarlos en una discusión bizantina sobre el sexo del PSOE. Aunque no les va a ser fácil a los poderosos meter el cuchillo en Podemos– todo dependerá de la lucidez de sus dirigentes– no es imposible, y por eso no deberían echar en saco roto las declaraciones de Sánchez.
Si Adolfo Suárez denunció las presiones contra su gobierno que le obligaron a dimitir, antes del golpe de Estado del 23-F, Sánchez las ha denunciado después del golpe de Estado del 1 de octubre. Esa es la razón por la que ha podido señalar con el dedo a toda la trama golpista que no pudo señalar el líder centrista. Basta ver todo el catálogo de insultos que le han dedicado, desde los más soeces de la caverna, que le ven como un topo de los morados, a los más refinados que lo presentan como un tragapanes o un humillado, para entender que unos y otros persiguen tapar el contenido político de su relato, que pone al desnudo la muy escasa calidad democrática, por no decir nula, de la II Restauración Monárquica de los Borbones. Lo que empieza a ocurrir con Podemos e Iglesias es el penúltimo ejemplo.