dissabte, 20 d’agost de 2016

VIAJE AL PAÍS DE LOS CÁTAROS. FOIX, MAS D'AZIL Y MONTSEGUR

Foix es una pequeña ciudad del S de Francia, muy próxima a Andorra. Durante la mayor parte de la Edad Media tuvo una gran importancia ya que los condes de Foix ejercieron una más que notable influencia por todo aquel territorio, incluso más allá de sus dominios. La actual población está a medio camino entre lo que sería un pueblo y una ciudad de tamaño mediano ya que comparte monumentos y grandes espacios abiertos con estrechas callejuelas heredadas de su época de mayor esplendor.
El castillo es, sin duda, su principal monumento y preside su  casco antiguo, siendo muy visible desde la mayor parte de plazas y calles, aunque es muy difícil poder coger un plano general del mismo.  
Antes de comer nos dedicamos a recorrer sus estrechas callejuelas con algunos edificios que evocaban su pasado medieval, pero también llenas de comercios de todo tipo. De mi anterior visita (hace ya algunos años) recordaba una cuchillería… Y, efectivamente, allí estaba.
Llegamos hasta la entrada misma del castillo donde nos acordamos del escritor y amigo Jesús Ávila Granados, a quien entrevisté para la Ventana hace algunos años. En la plazoleta contigua a la entrada había 3 Porches, un detalle que me llamó la atención. Del castillo destacan sus tres torres, dos de cuadradas y una de redonda, construidas entre los siglos XII y XV.  

En nuestro recorrido por el casco antiguo pasamos por delante de la iglesia situada en un extremo del mismo. En gran parte es de estilo gótico (siglo XIV) pero tiene partes de una construcción anterior de estilo románico y su campanario es renacentista.
Entre los edificios más destacables está la sede del ayuntamiento, un auténtico palacete.
Finalmente, un monumento me llamó la atención: el que rinde gloria a los héroes de la resistencia francesa y a los deportados durante la Segunda Guerra Mundial. 

MAS D’AZIL
Después de comer nos dirigimos hasta Mas d’Azil, una gigantesca gruta (la apertura de la cara sur tiene unos 2.500 m2, además de 410 metros de larga) cuya visita nos había recomendado la canciller del Consulado Español de Toulouse.      
La gruta está atravesada por la carretera D119, aprovechando el túnel natural que ofrece su orografía y en el interior hay un centro de interpretación construido en 2013.

MONTSEGUR
No quise marchar de la zona sin ver el castillo de Montsegur, sin duda alguna el gran emblema de los cátaros.
Antes tuvimos que volver hasta Foix. Entramos por el NO, cruzando el río Arget desde donde se  pude contemplar una mejor perspectiva del castillo comparándola con las que había visto por la mañana.
Salimos de la población por el SE dirigiéndonos hasta Montsegur. Estaba un poco más lejos de lo que creía. Cierto que lo vimos desde la distancia (el ascenso se debe de hacer a pie salvado un gran desnivel), pero regresé contento por haber visto, una vez más, el lugar más sagrado de los cátaros y cuya caída significó un giro de 180 grados para la historia de aquel territorio.  

LA ANÉCDOTA

Aquí en Foix mi primo Gérard Marti, arquitecto de profesión realizó una de sus primeras obras: una oficina de Financias Públicas.  










http://www.turismo-midi-pyrenees.es/pagina-principal/a-ver-a-hacer/visitar-descubrir/patrimonio-cultural/castillos-cataros/montsegur-el-baluarte-mitico-de-los-cataros